SEXO EN LA COCINA: LOS TRUCOS PARA GOZAR MÁS AL HACER EL AMOR

0
4

Si no has roto un plato en tu vida, ha llegado el instante de destruír la vajilla, las ollas, las sartenes y la batería entera… Tu cocina se animará mucho y no exactamente por una nueva receta.

La habitación de los fogones es un templo para el gusto y el olfato, ¿por qué razón no probar ahora con las sensaciones del tacto? Conforme una investigación publicado en R. Unido, una tercera parte de la población considera que este caluroso sitio es la mejor opción alternativa a la cama para el amor.

Prepara la escena

Antes de entrar en materia: sexo seguro. Sobra decir que los cuchillos, las cuchases y los tenedores no están bien avenidos con el amor. La cocina es un lugar infestado de ángulos, superficies duras y peligros de todo género. Si acostumbras a preparar la habitación con candelas y olores para hacer saltar la chispa, considera que en la cocina la planificación es todavía más relevante.

Cierra el gas y verifica que todos y cada uno de los fuegos, hornos y aparatos estén apagados y desconectados. Atento asimismo a las superficies deslizantes. Pese a ser uno de los lugares más estimulantes de la casa, la cocina es asimismo uno de los espacios donde se generan más accidentes. Deseamos que goces con esta propuesta, no que termines en el centro de salud.

Rico, rico

La gracia de la cocina está en las novedades que deja añadir a un instante de pasión. Conque la primera regla es utilizar la comida.

Endulza el encuentro: los postres, las cremas, la nata, el chocolate y las frutas son mejores aun que los geles para masaje y el aceite de oliva, el de coco o bien la mantequilla pueden marchar como improvisados lubricantes… combínalos con el sabor de las distintas unas partes del cuerpo de tu pareja y olvídate durante un momento de la limpieza, la gracia está en no reprimirse, en manchar, pringar, embarrar y ensuciaros mutuamente.

La encimera en lugar de la cama

¿Cuántas veces vamos a haber visto esta escena en las películas? Es un clisé tan asentado que se ha incorporado como una fantasía que muchos desearían cumplir.

Sentadas sobre la encimera las mujeres pueden probar con el rol de sumisas frente al poco espacio y posibilidad de maniobra que deja la postura. Exactamente la misma situación da un poder al hombre que puede dar brida suelta a su lado más dominante.

Si mirándoos frente a frente la situación resulta difícil, lo mejor entonces es probar con el perro. El hombre ha de ser más caballeroso si se usa esta opción alternativa. La encimera no es una superficie suave y ante fuertes arremetidas, las caderas de ella pueden padecer mucho. No te olvides tampoco del sexo oral: con ella sobre la encimera el acceso a sus partes más segregas es completo.

Utiliza otras herramientas

No te olvides del “attrezzo”. La especialista en sexo Coleen Singer sugiere ciertas sensaciones que se pueden lograr merced a los objetos rutinarios que se hallan en la cocina.

¿Y las gamuzas mojadas? Bien enrolladas son buenos látigos improvisados para poner en juego la técnica y al arte de los azotes.

Si tienes un grifo con manguera de los que se emplean para fregar los platos, ¿qué ocurre si lo empleas sobre su clítoris? Caso de que tu cocina sea más tradicional siempre y en toda circunstancia se puede jugar con el hielo.

“A fuego veloz”

La cocina es el lugar ideal para un “aquí te cojo acá te mato”. Si bien sea muy sugerente, de cómoda tiene poco y es simple terminar con las rodillas y los codos particularmente contusionados. Para huir de estas pequeñas lesiones se aconseja asimismo alternar las posturas.

5 / 5 stars